Revista Artez
Portal Artezblai
Libreria Yorik
Revista de las Artes Escénicas
Artez mayo 2009
Hoy es
 
  • Homenaje a Ricard Salvat
  • Estrenos
  • En cartel
  • Festivales
  • Zona Abierta
  • Opinión
  •  
     
  • Infoartez Euskal Herria

  • Infoartez
    Castilla y León


    Suplementos:

  • X Festival TAC de Valladolid



  •  
     
  • Conócenos
  • Suscríbete
  • Contacta
  •  
     
  • Buscador
  • Números anteriores
  • Directorio
  •  

    TAC de VALLADOLID

    X FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO Y ARTES DE LA CALLE

     

    Entrevista con Javier Martínez
    Director artístico del TAC

    “En épocas de cambio hay que estar
    muy a la escucha de las necesidades del público”

     

    ¿Cómo se plantea esta décima edición?
    Un Festival es un conjunto de actividades en homenaje al Arte. El TAC lleva unos años planteándose esta proporcionalidad en las palabras descritas e intenta mantener a partir de ahí un respeto hacia esta descripción. Yo pienso que no se debe utilizar el Arte como una justificación para desarrollar un proyecto aislado. Un homenaje al Arte se debe realizar cuando has desarrollado a lo largo del tiempo y de una forma estable una oferta y un proyecto cultural continuado. Pretendemos que el TAC esté presente a lo largo del año para finalizar en una gran fiesta que sea el homenaje a este proceso desarrollado.

    ¿Hay algún acto especial para conmemorar este aniversario?
    Respecto a la influencia del x aniversario no vamos a variar las pautas que hasta ahora han venido marcando el TAC. Quizás hemos hecho más hincapié en los espectáculos de intervención callejera (espacios abiertos), dado que creo que sería oportuno hacer una revisión de lo que se hacía entonces pero con los ojos de ahora. Hemos querido volver a traer en esta x edición tres espectáculos que marcaron diferentes líneas de trabajo y que en su momento hicieron ver al público un teatro diferente al que ellos conocen. Transe-Express y la idea de la máquina como artilugio contemporáneo, el riesgo y la magia. La compañía Théâtre la Licorne que presenta la comunicación de una idea o sentimiento a través de la libre asociación de ideas en lugar de a través de un proceso narrativo. Coro los Alentejos (portugueses), con su sentido del ritmo, el silencio y la melancolía; la victoria del silencio frente al ruido, de la recepción existencial frente a lo espectacular y de la victoria de lo cómplice frente a lo explícito.

    En diez años, TAC es un festival que ha conseguido un fuerte arraigo, madurez y reconocimiento, ¿a qué crees que se debe?
    Yo creo que existe un momento en que cuando se encuentran una persona frente a algo creativo se encienden múltiples interruptores que están a la sombra de lo más recóndito del interior de uno mismo. En ese momento se reconocen las cosas de nuevo, afloran sentimientos tristemente ocultados y uno se siente más presente con lo que le rodea. Yo creo en la definición de ciudadano como hombre bueno y pienso que el arte ayuda a posibilitar esta actitud. En España, la calle es un punto común de encuentro, se está esperando cualquier justificación para responder a cualquier convocatoria que les posibilite encontrarse en los sitios donde construye su vida cotidiana. El secreto es saber crear un campo envolvente que permita satisfacer sus deseos sin chocar con la realidad. No se trata de contratar un número determinado de compañías de acuerdo con un presupuesto, sino de crear un único espectáculo que permita la aparición de ese campo envolvente. La conceptualización de lo que quieres hacer y hacia quién va dirigido, la búsqueda del carácter intercultural, la colaboración y el encuentro internacional y la búsqueda del sentido de credibilidad contagiando una actitud de entusiasmo y de verdad. Yo creo que todo esto es lo que posibilita el hecho de re-conocernos como un proceso en continuo movimiento.

    Visto desde dentro, ¿cuál ha sido la evolución del Festival y su incidencia sobre la ciudad y sus ciudadanos?
    El TAC parte de la búsqueda de programación del Carnaval de hace unos años. Nace del concepto de máscara como un elemento que posibilita el dejar de ser uno mismo para ser su contrario a la vez y a partir de ahí se desarrolló un proyecto de programación para el Carnaval. Todo esto ha ido evolucionando hasta alcanzar el sentido de acontecimiento. Se piensan las cosas para que todas desemboquen en una situación en la que algo extraño ocurre y que hace cambiar la actitud de las personas hacia la concepción del espacio y todo lo que le rodea haciéndole compartir, retomar y trastocar espacios de su vida cotidiana; a fin de cuentas permite recordar y confirmar la identificación del ser, como ser memoria (como diría Soledad). El público ha seguido este proceso y sinceramente es extraordinario.

    A la hora de escoger las propuestas, actualmente, ¿notas que ya hay un poso en los espectadores que te permiten correr más riesgos?
    Un espectador no es diferente a ti. Yo no entiendo como riesgo hablar o sugerir cosas a través de formas o contenidos que pertenecen al secreto que compone nuestro mundo interno. En épocas de cambio hay que estar muy a la escucha de las necesidades del público. Hay ocasiones en que la relación existente entre el trabajo de artista y el número de asistentes no tiene por qué reflejar el verdadero interés de las personas. Por ejemplo, es muy difícil mantener una conversación entre dos personas cara a cara sentados en una mesa en un espacio lleno de silencio, en cambio, esas mismas personas pueden comunicarse en un local lleno de gente, humo y un sonido atronador; ¿entonces…? ¿Qué es lo bueno? ¿Qué es lo malo? ¿Cuál es el camino a seguir? “El peor enemigo del Arte es el entusiasmo del público”. Pienso que hay que saber escuchar, tener paciencia, trabajar a medio y largo plazo y plantearse conceptos antes que los continentes, huir de la demonización de lo minoritario, de lo complejo, de lo epatante: “¿cómo se puede medir la velocidad de un caballo desbocado?”


    “Hay que tener paciencia, trabajar a medio y largo plazo y plantearse conceptos antes que los continentes, huir de la demonización de lo minoritario, de lo complejo, de lo epatante”

     

    ¿Qué momentos de ediciones anteriores recuerdas con especial emoción?
    El sentido del ritmo, del silencio, de la melancolía del mundo portugués, la sensibilidad, la generosidad y la feminidad de Claire y la poesía de las propuestas de Baro d’Evel…

    Como director artístico, ¿hay alguna compañía, tipo de espectáculo o propuesta artística que no hayas podido traer?
    Siempre tienes ideas o compañías que te apetecería traer y que por una u otra razón no ha podido ser. Cada vez hablo más de intentar desarrollar trabajos que partan de la creación sugerida por la propia organización del TAC y que trabaje a lo largo del año con los propios sectores sociales de la ciudad (artistas, arquitectos…) y cuya finalidad sería hablar de nuestras cosas en relación con lo que somos y con lo que nos rodea y que forma parte de ti desde ahora mismo y a consecuencia de cientos de años atrás. Alguna vez he pensado en la posibilidad de hacer un TAC fuera de la ciudad, alrededor de ella, de forma que podamos intuirla en relación con el arte y luego posteriormente regresar a ella. Cuando pienso esto recuerdo al poeta madrileño con aquello que decía de “y los niños montaron en sus triciclos y nunca jamás regresaron…”.

    Siendo un festival, no se puede obviar que TAC es un buen escaparate para las compañías. Hasta ahora se había colaborado con el Gobierno vasco, Junta de Andalucía y ahora también la Junta de CyL. ¿Cómo valoras este tipo de colaboraciones y de qué manera condiciona la programación?
    Me parece importante que el TAC se sienta cada vez más arropado y protegido. La Fundación Municipal de Cul­tura del Ayuntamiento de Valladolid, como organizador del Festival, trabaja continuamente en la búsqueda de compañeros de viaje aumentando con esto la riqueza creativa del mismo y a la vez aprovechando estas relaciones para intercambiar información y proyectos. Creo que cada región impregna a las compañías de una cierta idiosincrasia (sentido del ritmo, estética, discurso, sensibilidad…) y me parece interesante contrastar estas creaciones y siempre por delante que sea la propia organización y dirección del TAC la que seleccione los espectáculos contratados. Creo que habría que caminar hacia la búsqueda de co-producciones de forma que sean creaciones colectivas entre diferentes corrientes artísticas de cada región.

    ¿Cómo intuyes el futuro del TAC en su crecimiento interno y en su incardinación con otros festivales estatales y europeos?
    Es importante no perder el tren de Europa y estar presente en todos los foros y plataformas. Pienso que el TAC podría ser el canal que incorporase la corriente portuguesa y todo lo que se está cociendo bajo nuestra península, abriendo una brecha en el anquilosamiento en que creo que Europa se está instalando. Por último, sería interesante buscar una transversalidad a la hora de trabajar durante el año, trabajando con sectores que nos pueden dar una visión más amplia de por dónde ir (arquitectos, antropólogos, historiadores y capas sociales que ven el mundo desde otras perspectivas como el de los discapacitados físicos y mentales).

    ¿Cuáles son actualmente los paradigmas del teatro y las artes de calle?
    Me molesta en general ese encasillamiento que existe a la hora de definir actividades dentro de un proyecto. Es como que a uno le angustia que algo no tenga la etiqueta con un nombre concreto en donde encasillar los diferentes actos creativos. Teatro, danza de calle, teatro de calle, artes de calle, escrituras urbanas, teatro en espacios públicos… No entiendo el cainismo con que muchos compañeros de profesión comentan públicamente con orgullo “que el teatro es el teatro y lo demás es otra cosa”. El corazón del TAC, la columna vertebral se sostiene desde las siguientes consideraciones a lo largo de los años de su existencia.

    1. Existen una serie de manifestaciones artísticas que van más allá de las paredes de un teatro, que hablan de nuestro tiempo y nos lo cuentan con herramientas cercanas a nuestra propia contemporaneidad.
    2. Que estas experiencias tienden a ubicarse donde el individuo construye su vida cotidiana.
    3. Que donde construye su vida cotidiana no es necesariamente la calle entendida como un espacio abierto entre edificios, sino múltiples espacios abiertos o cerrados que forman parte del ciudadano.
    4. Entendemos que hay que dar a conocer todas las cartas de la baraja creativa y que así ayudas a seleccionar en mejores condiciones qué camino seguir para poder disfrutarlo.

     

     

    Algunos datos


    El Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid está organizado por la Fundación Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, patrocinado por Fundación Siglo para las Artes de Castilla y León. Junta de Castilla y León, Caja Duero y Cable Runner Ibérica y cuenta con la colaboración de Consejería de Cultura-Junta de Andalucía, Festival de las Artes de Castilla y León, Instituto de la Juventud de Castilla y León-Junta de Castilla y León, Alianza Francesa, El Mundo, Gobierno Vasco, Casa de la India, INAEM, Plataforma Europea In Situ, Museo de la Ciencia de Valladolid, Museo Patio Herreriano, Cultures France, Embajada del Reino de los Países Bajos, Nederlands Fonds Voor Podiumkunsten, Terschellings Oerol Festival, Instituto Cultural Rumano, Embajada de Portugal, Instituto Camões Portugal, FIAR-Centro de Artes de Rúa Palmela y Teatro Calderón de Valladolid.
    -El Programa del TAC incluye una serie de espectáculos de aforo limitado, para los que es necesario adquirir entradas previamente (2,5 €), y que son: “En algún momento de tu vida deberías proponerte seriamente dejar de hacer el ridículo” de Rodrigo García y Laboratorio Nove, “À distances” de Cie. Les Ateliers du Spectacle, “Urtain” de Animalario, “Augustes” de Petit Théâtre Baraque, “Gramoulinophone” de 2 Rien Merci, “El cuervo” de Teatro Corsario, “I’m bored” de Ro Sánchez y María Cabeza de Vaca, “Je suis un sauvage” de Collectif AOC, “Sou-Soul” de Théâtre de la Licorne, “Solitos” de Azar Teatro, “Si je t’M” de Black Blanc Beur y “Compro tiempo” de Ghetto 13/26.


    pagina principal

    Homenaje a Ricard Salvat | Estrenos | En cartel | Festivales | Zona Abierta | Opinión | Infoartez Euskal Herria | Infoartez Castilla y León | Suplemento X Festival TAC de Valladolid | Conócenos | Suscríbete | Contacta | Buscador | Números Anteriores | Directorio |

    © ARTEZBLAI SL,2005
    artez@artezblai.com

    Redacción Bilbao:
    C/ Aretxaga 8, Bajo- 48003 - Bilbao - Bizkaia tlf: (+34) 944 795 287 fax: (+34) 944 795 286

    Redacción Valladolid:
    C/María de Molina 9, 1º B - 47001 - Valladolid- tlf (+34) 983 356 337